sábado, 1 de marzo de 2014

AUTORIDAD Y LÍMITES....POR CARLOS GONZALEZ


Para todas aquellas familias que nos quedamos con las ganas de poder asistir a la charla de Carlos González, organizada por la Fundacion de Estudios Médicos de Molina de Segura, Murcia,  a continuación podemos leer las notas tomadas por Maria, vocal de Lactando Cartagena, que gustosa nos cede y a la que estoy inmensamente agradecida por ello y por su gran labor procrianza. !!!Muchas gracias Maria!!!.

La crónica de una charla de Carlos González es un relato de varias horas llenas de sentido común, contundencia, y argumentos con evidencia científica...mezclados con humor y con  mucho amor.
Una hora antes,  la expectación habitual que genera, convertía el salón de actos en un ir y venir de madres, bebés en mochila, carritos. ..El aforo completo y ni un solo sitio a 15 minutos de empezar.
Carlos abrió la conferencia haciendo referencia al origen del conflicto,  dando un breve repaso a las condiciones en las que nuestros hijos se acomodan a un ritmo de vida ritmo nada  apropiado para el desarrollo emocional y físico.

“Los niños de hoy pasan muy pocas horas en familia, y debería ser una prioridad el cuidado de los hijos, en una sociedad del bienestar como la nuestra.”, dejando en evidencia lo insuficiente de la baja maternal actual de 16 semanas teniendo como consecuencia una escolarización temprana que no ayuda en absoluto a los niños.  Hizo referencia a la organización de profesionales que han creado la plataforma cuya web es www.mastiempoconloshijos.blogspot.com.. y cuyo objetivo principal es que la baja maternal/paternal pueda ampliarse a 2 años. Esos primeros años de vida fundamentales para desarrollar elementos fundamentales en el cerebro del bebé.

Nos invitó a “Amar sin  límites “ a nuestros hijos, poniendo como ejemplo el gran trabajo y esfuerzo al que se enfrentan las familias cuyos hijos tienen alguna dificultad seria de salud que los limita,  y se convierten en principales motores para conseguir que sus hijos tengan autonomía y puedan llegar todo lo lejos que sea posible.. Y como aquellos padres que tenemos hijos completamente sanos nos pasamos la infancia de nuestros hijos limitando actos propios de la infancia y sin ninguna gravedad. “Tratamos a nuestros hijos como si estuvieran haciendo algo muy grave diariamente, y perdemos la autoridad cuando ponemos normas absurdas.”

“Los niños no nos obedecen porque nos tengan miedo, sino porque nos aman “.

Se extendió en explicar que el tiempo con los hijos nunca puede ser   solo de calidad...ellos necesitan cantidad de tiempo, son nuestra responsabilidad y es compartiendo con ellos las máximas horas posibles como se equilibran y se conocen las necesidades reales de nuestros hijos y su incapacidad para comunicarlo.

De igual manera que a un jefe nunca le diríamos que hacemos tiempo de calidad en el trabajo, con nuestros hijos lo mismo, de hecho nos invito a que cada vez que tengamos  dudas sobre la oportunidad de las ordenes  a los más pequeños, cambiemos  por un adulto y comprobaremos lo inapropiado que resulta en la mayoría de las ocasiones., y nos recordó que ser implacables con los niños no da buenos resultados.

“No se puede conseguir al mismo tiempo temor y amor, ¿qué prefieres que tengan tus hijos?”...

Desde que nacen por sí mismos  y sin que nadie les enseñe consiguen desarrollar la capacidad de moverse y hablar, sus primeras frases son “yo solito” seguida de un “¿mama has visto lo que hago?”. Es esa curiosidad la base de su aprendizaje y para permitirltes que sea sano no debe estar limitado.

Un apego seguro evita muchos de los problemas de conducta que aparecen más adelante, conductas  que se pueden evitar desde el origen.
Carlos nos daba su punto de vista sensato y contundente, los premios y los castigos no funcionan.
 A los premios les encuentra dos tipos de problemas:
los técnicos..que  no son saludables, se suele premiar con postres, con chuches.
 Además de premiar lo bueno es una falta de conciencia para discriminar lo que es normal de lo que no lo es. Y aquí es donde se posiciona como mayor problema del premio: No es ético, es inmoral.
Como padres no queremos trasladar a nuestros hijos que el premio a terminar los deberes sea ir a jugar, jugar es una necesidad para los niños, y hacerlo con  los padres es un acto de amor, no deberíamos premiar con Amor porque amar a los hijos es lo normal.

Y  la consecuencia de dejar de dar premios es que al igual que hacemos los adultos perdemos  el interés por la actividad.

Sobre los  castigos remarcó que no solo no funcionan sino que además potencian la rebeldía y la rabia, son inútiles, entre ellos la silla de pensar que no ayuda en absoluto a que comprendan el resultado de la acción y perpetuán la conducta.

También nos explico la precaución que debemos tener con los elogios, a los que recurrimos en muchas ocasiones y también llamados “refuerzos positivos.”
Diferenció los tres tipos de Elogio
A la persona.... (Eres muy bueno, eres un gran atleta)
Al resultado... (Que bien que has ganado)
Al proceso... siendo este último el único positivo porque se elogia  de fondo el esfuerzo y la participación como algo positivo independientemente del resultado... (Que bien  te lo has pasado preparando la carrera, se nota que lo has disfrutado).




Finalmente hizo una referencia a la Parábola del “hijo prodigo”, y nos invitó a todos a la reflexión sobre lo que pasó en este pasaje del Evangelio donde el padre no castigo la conducta de su hijo, ni se la reprobó...solo con amor celebró que volvía a su lado, lo que cualquier padre debe hacer para conseguir establecer comunicación real con su hijo.

Y sobre todo “¿De verdad nuestros hijos hacen algo tan grave?..

Entre el decálogo para ayudarnos a crecer con nuestros hijos, como importantes...

1. Alabar y amar al niño
2. Pasar mucho tiempo con él
3. Mostrarle mucho afecto
4. No recurrir al castigo
5. Hablarle con amabilidad
6. Fomentar su autonomía
7. Mantener la calma
8. Tener una buena comunicación
9. Atender y tener dedicación hacia el niño
10. Compartir actividades agradables con tus hijos
11. Que tus hijos te admiren como  ser un modelo de conducta. Ser digno de su admiración.

Más de dos horas de escuchar palabras llenas de sentido común y respeto, de relativizar comportamientos propios de la infancia, y de confiar en que con las bases bien asentadas nuestros hijos sobrevivirán en un mundo que está en proceso de cambio.

Un lujo de tarde, un  lujo tener a profesionales como Carlos González en nuestro país.






5 comentarios:

Anónimo dijo...

mil gracias a ti y a Maria por este resumen, increible carlos gonzalez, un lujo escucharlo. Lo hace todo tan facil.......(vero mama de saul)

CRECERATULADO dijo...

Gracias a ti Vero, por leerlo y compartir su forma de pensar tambien!

Desdetres dijo...

muy interesante muchas gracias. Me parece fundamental lo de la cantidad del tiempo.

Anónimo dijo...

Muchas gracias a todos los que hayan hecho que Carlos González estuviera aquí, éste señor sabe lo que dice y muy bien dicho, espero que pueda volver muy pronto

CRECERATULADO dijo...

Sí calidad y cantidad ambos son cruciales. Los padres tenemos que estar presentes en las vidas de nuestros hijos.